.

 

web analytics

Después de inaugurar la 'temporada de fiestas' el mes pasado con la que celebramos en el Náutico, el viernes 17 de diciembre organizamos la segunda del curso en nuestra habitual base de operaciones, la discoteca Otto. Repito: viernes, en vez de sábado, como es habitual. ¡Últimamente vamos de originales! El caso es que, un viernes, casi metidos en plenas fiestas navideñas, con cenas de empresa y compromisos familiares a tutti pleni, además de un frío de pelotas en la calle, no resultó la mejor elección posible —en realidad NO fue ninguna elección, el Otto estaba ocupado el sábado 18, que era la única alternativa posible— por lo que la asistencia al evento se vió algo mermada, ¡ooooh! ¿Qué oh ni qué narices? ¡Mejor para los que fuimos: más espacio para bailar, jaja!

Las fotos que muestran UN DEDO al pasarles el puntero por encima pueden ampliarse. Haz CLIC sobre ellas y se abrirán en una nueva ventana.

ampliar foto ampliar foto

ampliar foto

ampliar foto ampliar foto ampliar foto ampliar foto

Pues eso, que aunque fuimos menos que en otras ocasiones —en torno a 50-60, tampoco vayáis a pensar—, nos lo pasamos en grande y pudimos disponer de lo que faltó en el Náutico y otras fiestas más concurridas: espacio abundante en la pista. En ese sentido, yo personalmente, disfruté como un enano y bailé bastante más de lo que suelo; y como yo, la mayoría. Y respecto al fresquito externo... qué os voy a decir: las imágenes hablan por si solas. Dentro de la discoteca, de frío, ni rastro. ¡Y sin despilfarrar recursos energéticos no renovables! Si es que no hay mejor calefacción que la actividad humana. En resumen: fiesta súper-animada, buen rollito general, ambiente caldeado y tres horas y media de salsa, rock'n'roll, vals, pasodoble, chachachá, bachata, merengue, tango, etc que pasan al cielo de los bailadores dulce y apaciblemente, quizá un pelín rápido para los que las quisimos.

ampliar foto

ampliar foto ampliar foto

ampliar foto ampliar foto

ampliar foto ampliar foto ampliar foto

Y no hubo mucho más reseñable en nuestra última fiesta del año. Abundancia de gente en la pista cuando sonaban bailes 'fáciles' o populares, deserciones masivas a la hora del tango o del swing, la habitual sevillana de todas las fiestas —con cierto despiste del juntaletras que escribe esto, snif—, el inevitable momento Coyote... Lo de siempre, vamos. ¡Feliz Navidad a todos! En 2011, más.

ampliar foto ampliar foto

ampliar foto

ampliar foto

Copyright © www.bailafacil.es | Diseño: CybertoWM | Fotos: varios | Texto: faux | Todos los derechos reservados
.

.