.

 

web analytics

Nuestra segunda fiesta en el pub DLuxe resultó un gran éxito, como la anterior. Aproximadamente unas cien personas se dieron cita en el antiguo Lord Jim para calentar los pies y el corazón —algo muy necesario con el frío que hacía fuera— al ritmo de la mejor música para bailar en pareja que se puede escuchar en Gijón. ¡Hey!, me ha salido un pareado. ¿O más bien una parida? Bueno, a lo que íbamos. En las más de cuatro horas que duró el evento pinchamos de todo, como es nuestra sana costumbre: merengue, vals, chachachá, cumbia, rock&roll, bolero, salsa, bachata, tango, pasodoble, fox trot —¡sí, fox trot!—, swing, rumba, blues y hasta una ranchera. ¡A ver quién da más!

Las fotos que muestran UN DEDO al pasarles el puntero por encima pueden ampliarse. Haz CLIC sobre ellas y se abrirán en una nueva ventana.

Ampliar imagen Ampliar imagen

Ampliar imagen Ampliar imagen

Ampliar imagen Ampliar imagen

Como casi siempre, nos tocó a Emma y a mí abrir oficialmente el baile. Mucho escaqueado es lo que hay. En fin, ya estamos más que acostumbrados, aunque no nos hace ninguna ilusión, que conste. Hay quien se pirra por ser el centro de atención y 'marcar las diferencias' (o eso creen ellos), pero nosotros montamos los eventos para que la gente baile y se lo pase bien, no para lucirnos nosotros. Total, si ya sabemos que somos guapos y bailamos de fábula. ¡Es bromita! El caso es que, tras los típicos titubeos del arranque, todo el mundo se lanzó a la pista y ya no hubo forma de sacarlos de ella, como debe ser. La verdad es que tuvimos suerte con el número de asistentes, que fue perfecto para las dimensiones del DLuxe. Ni pocos ni muchos: los justos para crear un ambiente genial y que se pudiera bailar a gusto sin agomeraciones.

Ampliar imagen

Ampliar imagen Ampliar imagen

Ampliar imagen Ampliar imagen

Ampliar imagen Ampliar imagen

Ampliar imagen

Ya sabéis que el principal leitmotiv de todos nuestros eventos no puede ser más sencillo: música variada y de calidad, servida con una alternancia constante de bailes —nunca pinchamos más de dos canciones seguidas del mismo ritmo— y otros trucos que no desvelaremos aquí, para no dar pistas a la competencia, jeje. Aparte de eso, también introducimos diversos extras, con idea de cambiar de vez en cuando el ritmo de la fiesta, sorprender a la gente y reirnos un rato. En esta ocasión, por ejemplo, volvimos a hacer el ai se eu te pego —súper divertido, como siempre— y nos saltamos la habitual sevillana, porque no había mucha gente que supiera, y para bailarla solo yo... releer párrafo anterior.

Por lo demás, todo salió perfecto y justificó de sobras el sobreesfuerzo que supone para Emma y para mí hacer fiestas los viernes, empalmándolas prácticamente con las clases que tenemos antes. Muchas gracias a todos los asistentes por su contribución al sano ambiente de baile que hubo toda la noche y en especial a nuestra amable anfitriona Paloma, por cedernos el local para la fiesta y el cursillo de los jueves.

Ampliar imagen Ampliar imagen

Ampliar imagen

Ampliar imagen

Ampliar imagen Ampliar imagen

Y aquí tenéis, como colofón al reportaje, un vídeo-resumen de todo lo que ocurrió en la fiesta, que fue mucho. ¡Nos vemos!

Copyright © www.bailafacil.es | Diseño: CybertoWM | Fotos: varios | Texto: faux | Todos los derechos reservados
.

.