.

 

web analytics

El baile no es una habilidad innata, natural o espontánea sino artificial y organizada, y por tanto ha de ser aprendida.

Para comprender la naturaleza del baile y su aprendizaje puede ser útil compararlo con el lenguaje: al igual que éste, tiene reglas (aunque sean flexibles) y es combinativo, complejo e interactivo... pero no difícil, como demuestra el hecho de que todos sabemos hablar. ¿Es una contradicción afirmar que algo pueda ser complejo y a la vez fácil? No lo creo. Una habilidad física es difícil (de aprender) cuando, por sus características, excluye de forma automática a una gran mayoría de personas, y fácil cuando todo el mundo puede realizarla, al menos de forma básica. Si casi todos somos capaces de comunicarnos a un nivel pasable no es porque el lenguaje sea una habilidad sencilla o espontánea —que no lo es, como descubre de inmediato cualquiera que estudie otro idioma—, sino porque para hablar no hace falta ser particularmente alto, rápido, ágil o inteligente.

Con el baile pasa lo mismo: para bailar a un nivel aceptable y 'defenderse' en una boda, verbena o discoteca no se necesita ninguna capacidad física o mental que no posea el 90% de la Humanidad. Dominar el asunto o lucirse en un escenario... es otra historia.

Pero lo que quiere casi todo el mundo es aprender lo básico, ¿no? ¿O es que ahora aspiramos todos a escribir libros, dar discursos e impartir conferencias? Y aún en ese caso, ¿enseñamos a los niños de preescolar a usar subjuntivos cuando todavía están balbuceando? El baile de competición o exhibición exige unas capacidades físicas que la inmensa mayoría de las personas no posee: fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación, oído musical... Comenzar el aprendizaje del baile por ese tipo de movimientos supone desanimar y excluir de él a muchos, algo absurdo e innecesario pudiendo verlos después.

En España no existe ninguna titulación oficial relacionada con el baile en pareja. Sí las hay de danza y educación física, pero no tienen nada que ver. Nadie está más 'capacitado' legal u oficialmente que otros para enseñar a bailar en pareja ni puede afirmar con propiedad que para hacerlo 'bien' se necesita cierta 'técnica' o hay que hacer determinado tipo de movimientos. Lo cierto es que se puede bailar de muchas maneras y ninguna es objetivamente mejor que las demás.

Los bailes nacen de forma espontánea, tal como vimos, y es posteriormente cuando alguien, normalmente un profesor, decide 'organizarlos' de alguna manera, o sea, identificar sus pasos, darles nombre, clasificarlos... Eso es lo que hace el baile de salón o baile en pareja: toma los bailes originales y los 'traduce' a un sistema más o menos unificado que permita aprenderlos con mayor facilidad. Naturalmente, por el camino siempre se pierde algo de su esencia primitiva, pero si la 'traducción' o adaptación está bien hecha el baile resultante todavía resulta perfectamente reconocible.

El problema, a mi entender, llega cuando se añaden a los bailes originales movimientos excesivamente elaborados o ajenos por completo a ellos, volviéndolos tan sofisticados y complejos que al final ya no guardan ninguna relación con su propia música y sólo los pueden bailar (bien) atletas dotados de una flexibilidad, fuerza y rapidez fuera de lo común. Pondré el ejemplo del rock acrobático para no ofender a los forofos del baile deportivo: que tirar a la chica por los aires farda cantidad es indudable, pero ¿está todo el mundo capacitado para bailar así? Ya respondo yo: no. Y además de peligroso para la salud, no es forma de bailar en un sitio público: para eso ya está el escenario.

NOTA: Este texto se refiere sólo a la música popular y al baile en pareja. Lo que afirma no es aplicable cualquier tipo de música o baile.

Copyright 2011 © www.bailafacil.es | Diseño: CybertoWM | Texto: faux | Todos los derechos reservados

.