.

 

web analytics

Tenemos nueva colaboración, amigos. En esta oportunidad, anónima, algo muy conveniente para el autor o autora, dado lo peliagudo de la controvertida premisa que defiende... con la que estamos básicamente de acuerdo, dicho sea de paso.

<COLABORACIONES>

Estamos abiertos a colaboraciones. Si quieres publicar algo aquí, escríbenos un e-mail. BAILAFACIL: lo mejor para bailar en Gijón.

Seguramente si acabáis de adentraros en este mundo, el del baile, aún os sonará a chino lo que trato de exponer en el presente artículo. De cualquier modo, en unos pocos meses y aunque públicamente no lo reconozcáis, me daréis la razón.

Habéis decidido aprender a bailar, por propia voluntad o porque os arrastra la pareja, pero bueno, tranquilos, en cuanto lo probéis, será algo que os enganche y no querréis dejar.

Iréis a clase de determinados bailes, tal vez con varios profesores, posiblemente en distintos tipos de local… y en las clases bailaréis, por norma general, con distintas personas además de vuestra pareja. Tanto si todo esto es para bien como si es para mal, además de comparar, os dará la oportunidad de 'poder opinar'.

Lo normal sería que metidos en este mundo, queráis salir a practicar por vuestra cuenta. Las opciones no son muchas, pero a poco que uno rebusque, siempre encuentra algún evento donde poner en práctica lo aprendido. Tampoco os asustéis, de la nada hemos partido todos y cada uno hace lo que sabe o lo que puede, así que nunca hay un nivel mínimo que alcanzar antes de salir a disfrutar de lo poco o mucho que se sabe. Lo normal es que uno termine bailando casi siempre con la misma persona, su pareja habitual. Y digo lo normal porque en esto del baile, parece ser que está 'mal visto' hacerlo con otras personas. Y no sé por qué, no me imagino en un partido de fútbol a un jugador que siempre le pase el balón a un único compañero, con el montón de posibilidades que hay en el campo… o en las pistas de baile.

Vale… probadlo, bailad siempre con vuestra pareja habitual, no pasa nada. Pero de vez en cuando, probad también a bailar con algún conocido, algún familiar, compañero de clase, o simplemente con alguien desconocido/a que te saque a bailar… o sácale tú. Ponedlo en práctica siempre que haya ocasión y, en nada, os estaréis haciendo la reflexión a la que quería llegar: ¿por qué es más difícil bailar con 'mi pareja' habitual que con otro/a? Habéis leído bien, acabas bailando más a gusto con alguien puntual que con tu pareja habitual. Y no te extrañes o te asustes, acaba siendo normal (insisto, nadie lo va a reconocer).

Mi reflexión, después de unos cuantos años ya en este mundillo, es la misma: conoces demasiado a tu pareja. Sabes qué paso va a hacer, qué figura sigue después, cuántas vueltas va a indicarte... Para colmo, al ser 'nuestra pareja', se va a permitir el derecho de enseñar y corregir pasos y posturas, de decir esto me gusta y esto no, esta figura no me la hagas porque me duele aquí, con estas vueltas me mareo… etc… etc… ¡Ambos acabaréis bailando en tensión!

Sin embargo, con cualquier otra pareja esporádica, no nos permitiríamos ninguna de las exposiciones citadas en el párrafo anterior. Como desconocemos su nivel de baile, tendremos que dejarnos llevar, sin más, improvisando pasos y figuras, y sobre todo, sin que nadie corrija a nadie… DISFRUTANDO.

Y no es que no me guste bailar con mi pareja, al contrario, pero ambos terminamos la sesión con la misma reflexión, aunque a veces ni siquiera la compartamos.
.

.

NOMBRE


E-MAIL

COMENTARIO


.

COLABORACION PUBLICADA ORIGINALMENTE EL 24 DE OCTUBRE DE 2019

Copyright © www.bailafacil.es | Diseño: CybertoWM | Texto: Anónimo | Todos los derechos reservados