.

 

web analytics

Bueno, amigos, hoy vamos a hablar de SEXO... Ya era hora, dirán algunos, ¡por fin vamos al grano! Porque, francamente Escarlato, si lo de bailar en pareja no sirve de preámbulo a una noche de salvaje pasión, entonces... ¿para qué demonios sirve?
.
El fundador de BAILAFACIL y autor de este artículo, faux, dando una clase. Copyright © www.bailafacil.es.

¡Pues para bailar, hombre! No todo en la vida tiene por objeto echar un polvete. Como ya he detallado en otros artículos, el baile es una actividad lúdica que procura múltiples beneficios físicos, psíquicos y emocionales a quien la practica. ¿Y sirve también para conocer personas del otro sexo? Claro, en la misma medida que un coche sirve para freír un huevo sobre el motor: puede hacerse, pero no es esa su principal función.

No tengo nada en contra de los que se apuntan a clases de baile con la única intención de ligar como locos, ya que la relación entre el baile y el sexo existe... por lo menos desde el punto de vista de que facilita conocer gente. Al fin y al cabo hablamos de una actividad que se realiza en pareja, fomenta la sociabilidad y se desarrolla en lugares públicos. Vamos, que ofrece buenas posibilidades de roce.

Pero eso no quiere decir que en las salas de baile se ligue más; en realidad hay las mismas oportunidades que en cualquier otro sitio. La gente que baila sólo está más caliente en el sentido de que suda más que los que no mueven el culo de la silla.

Para no irme por los cerros de Santa Catalina —no sólo en Úbeda hay montañas— me limitaré a destrozar los tres topicazos que más me fastidian sobre la supuesta relación entre el folleteo y el bailoteo: que los buenos bailarines son expertos amantes y ligan mucho, que para alcanzar el máximo grado de compenetración con una pareja hay que acostarse con ella y que cualquiera que mueva las caderas al bailar está pidiendo a gritos que le metan mano.

Lo de que los reyes de la pista follen más y mejor que nadie es una estupidez de tal nivel que no merece comentario alguno, pero como el artículo es para eso, ahí va uno: ¡Qué tendrá que ver la velocidad con el tocino! Michael Jordan es bueno en baloncesto, así que seguro que también juega al fútbol de fábula ¿eh? ¡Bailar y practicar el sexo son dos habilidades diferentes, hombre! Lo que pasa es que en los ambientes de baile los mejores bailarines destacan, son muy populares y se dejan ver con muchas parejas diferentes —se las tiren o no— y de ahí proviene el mito, alimentado por la envidia y las fantasías de los que no saben bailar o lo hacen mal. En fin, habrá expertos bailarines que tengan una gran vida sexual y otros que no se coman un rosco, digo yo...

El tópico de que bailar bien equivale a bailar con pasión —y en consecuencia nada como un polvo salvaje para después entregarse a fondo en la pista— es con mucho el más delirante de todos, a pesar de que lo defiendan con entusiasmo digno de mejor causa famosas películas como 'Dirty Dancing' o 'Baila conmigo', en las que los protagonistas sólo logran bailar realmente bien después de acostarse juntos. Al principio practican como locos y se esfuerzan al máximo, pero les falta algo... química, sentimiento, vaya usted a saber qué. Cuando se enamoran, los problemas técnicos desaparecen como por arte de magia y después del revolcón... ¡ya no tienen ni que ensayar, les sale todo a la primera!

Aparte de que obviamente una cosa no tiene nada que ver con la otra, mezclar lo profesional y lo personal no es precisamente una buena idea. Ensayar con el objeto de preparar una actuación o un concurso es un trabajo duro y exigente en el que son frecuentes los roces e incluso las lesiones. ¿Crees que haber mantenido relaciones íntimas con la pareja puede suponer alguna ventaja en caso de problemas o desacuerdos?

En cuanto a lo de bailar apasionadamente, en fin... todos hemos sentido alguna vez vergüenza ajena viendo al trabolto de turno haciendo el panoli en la pista, entregado a fondo a la música, para desgracia de la propia música y de todos los presentes menos el entusiasta. Bailar con pasión pero sin técnica sólo sirve para hacer el ridículo.

Y con respecto a la posible incitación sexual de algunos de los movimientos que se realizan al bailar... ¿qué os puedo decir? Contemplar un cuerpo bien formado moverse en la pista es estimulante y sin duda la persona a quien pertenece desea que otros lo aprecien, sino bailaría en su casa en vez de hacerlo en un sitio público, pero ¿de dónde has sacado que también quiere que le toquen el culo por las buenas? Ejem, ¿no te saltas un par —de cientos— de estaciones intermedias? ¿O lo normal es besar en la boca a cualquiera que nos devuelva los buenos días?

Para bailar hace falta estar pegado a la pareja por lo que a veces se producen roces indeseados... o no, pero distinguirlos no es tan difícil. Un codo puede impactar por accidente en un pecho (o viceversa, que estas sucias artes también las utilizan a veces las mujeres) pero si ocurre más de una vez me temo que tu pareja se está dando el lote a tu costa. Puedes aceptar o no la situación, pero no le eches la culpa al baile. Bailar no incita a nadie a meter mano a otra persona. Tampoco tener un bonito cuerpo, sonreír abiertamente o vestir ropas ajustadas. Lo que provoca esas desagradables situaciones es la baja estatura moral y la sinvergüencería de algunos abusones.
.

.

NOMBRE


E-MAIL

COMENTARIO


.

ARTICULO PUBLICADO ORIGINALMENTE EL 18 DE MARZO DE 2005

COMENTARIO DE CAMI (06/07/08)
<Acabo de descubrir tu página, súper interesante y divertida. Estoy fascinada con el estilo con que escribes tus notas; me puedo imaginar las situaciones que planteas, y además coincido con tus comentarios>

Copyright © www.bailafacil.es | Diseño: CybertoWM | Texto: faux | Todos los derechos reservados